Namby-pamby

Namby-pamby que significa infantil y ligeramente sentimental. Como los adultos que después de todo se dejan llevar por la ira del momento quitándose todo caparazón racional. Como los adultos que no se controlan y terminan esclavos de las consecuencias. Como los de extrema derecha y extrema izquierda (las extremidades para efectos de esta lectura no son útiles) o fundamentalistas y contra-fundamentalistas. Unos que se ven cegados por creencias que ven perfectamente justificables y otros que que se ven cegados por creencias que ven perfectamente injustificables. Pero al final no importa, ¿o sí? porque es una bendición (perdón por la palabra) que no pensemos todos igual ¿Pero que pasa cuando los de una extremidad quieren pasar encima de los de la otra extremidad? Como en “ese brazo no debería tener derecho a…”

Ayer me acordé de una palabra que aprendí de esta película. Y luego caí en cuenta que precisamente por estos días corren ríos revueltos. También me acordé que cuando me compre un carro, lo único con lo que lo voy a personalizar es con un pez, el pez que tiene patas.

Podría hablar de la película, de lo que me gusta, de aquella escena, de las referencias… pero para ser honesto ya casi no la recuerdo, así que la recomendación va para usted y para mí: búsquela, véala y después hablamos. Por ahora y como diría imdb, la trama de esta película de 1995 va como: “A group of idealistic, but frustrated, liberals succumb to the temptation of murdering rightwing pundits for their political beliefs.”

Y podríamos decir eso de la-libertad-de-uno-termina-donde-empieza-la-del-otro, pero en la vida real hay influencias más pesadas; esas, las del dinero, las legislativas, las eclesiales.

Puede seguir las respuestas de este tema en RSS .

No hay comentarios